Los ojos le bailan en las esquinas | Des de la Trinxera
Select Page

Yo empecé siendo de izquierdas. Independentista y republicano.
Ahora me veo más de abajo a arriba y de arriba a abajo.

Ya me lo decía mi padre que la gente pequeña (los bajitos) tienen mala leche.
Y si os dais cuenta, la mayoría de los hijos y hijas de puta/o son bajitos/as. Menos el alcalde/a de Badalona, que es alto.
O sea que yo ahora miro de enmedio arriba hacia abajo. En la escalera los vecinos me llaman el socialdemocrata.

Claro que eso suele pasar cuando uno tiene vecinos en el tercero que fueron Gobernador Civil y en el rellano unos franceses que nunca compraron el Charlie Hebdo, pero que te dan dos besos cuando te encuentras. Dos besos por adaptarse.

A uno todo le tiñe; el entorno, lo que le pasa y la comida. Y se impregna de todo y cambia. Y anda por lugares que nunca anduvo y recamina lo pasado con ojos nuevos.

Y aún de ser viejo y sentirse viejo, los ojos le bailan en las esquinas.

Y la verdad que no estuvo tan mal, que comida, cobijo y amores nunca nos faltaron.
Sea el tiempo que nos quede dedicado a preservar el mismo derecho a los concebidos, a los que van en el camino. A los que quisimos que vinieran.

Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació.

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca